Tres décadas de democracia colonial y desmalvinización.

Opinión. Por Patricio Lons. “En el Viejo Continente un mal se ha alzado, que destruye y consume su esencia y su tradición y de esta manera, nuestra herencia, pero en esas mismas tierras nacerá un David que derribará a este Goliath… Su principal inspiración será un pueblo hiperaustro que por el ´82  enfrentó a Goliath y demostró que se le podía vencer. Se levantará la hidalga Terrae Argentum de la Gran Restauración.” 

Treinta años atrás, la guerra de Malvinas y Atlántico Sur constituyó un conflicto patriótico que enfrentó a la Argentina semicolonial de entonces, gobernada por un gobierno cívico-militar, con una de las principales potencias del planeta, respaldada por todo el Commonwealth y el bloque de naciones centrales, encabezado por los Estados Unidos. Más allá de las intenciones de los ingleses, que precipitaron el conflicto bélico como ellos mismos lo reconocieron y que quedaron sorprendidos —según sus propias declaraciones—, por el coraje argentino, la naturaleza del conflicto no puede ofrecernos dudas, el deber de todos los patriotas está del lado de la patria que libra la batalla contra los dominadores.

La derrota política 

El autoengaño de quienes estaban al frente de la Junta Militar (la idea de que Estados Unidos desempeñaría un papel mediador entre dos aliados privilegiados y que el gobierno conservador inglés no se embarcaría en un conflicto bélico) y la verdadera naturaleza de la guerra, estableció las condiciones de la derrota, cuyo origen fue, ante todo, político. En ningún momento nuestro gobierno tuvo en cuenta que para recuperar las Malvinas, por vía militar o mediante negociaciones, era imprescindible una política nacionalista.

Mantuvieron en todo momento el conjunto de ideas que los llevaron a sostener un programa antinacional, destinado a destruir nuestra independencia económica. La permanencia de Roberto Aleman al frente del Palacio de Hacienda, representante del capital financiero internacional y de las corporaciones monopólicas, como antes lo había sido Martínez de Hoz, constituyó el presagio más claro del desenlace del conflicto. Nunca se dieron cuenta que este ataque era la continuidad del apoyo inglés a la subversión apátrida que nos atacó en Tucumán y en todo el territorio nacional.

Como no podía ser de otro modo, las consecuencias de la derrota política y militar comenzaron a pesar de un modo abrumador sobre el destino del país, apenas cesó el tronar de los cañones. La política de desmalvinización fue la principal de esas consecuencias. En torno a esa política se organizó el conjunto de significaciones imaginarias que habría de predominar en los años venideros. Su objetivo fue restablecer los mecanismos de dominación y hacerlos perdurables en el tiempo.

El verdadero significado del 2 de abril

Tras la caída de Puerto Argentino y del subsiguiente colapso político, los círculos influyentes de la burguesía local y el capital extranjero comprendieron la necesidad de imprimir un giro en el manejo de los asuntos públicos, así como en el sentido de los mensajes que se enviarían desde la escuela y los medios para anular el pensamiento patriótico entre nosotros los argentinos, en correspondencia con los nuevos tiempos que se avecinaban. En primer término, era imprescindible que la nueva democracia en curso, hija de Margaret Tatcher y de Isabel II, es decir, impuesta por los vencedores, impidiera cualquier posibilidad de adquirir conciencia nacionalista para entender la política que encerró el conflicto bélico, inconfundible a la luz del comportamiento de Gran Bretaña, Estados Unidos y de sus aliados europeos. Le podemos agregar a la Bonafini, que se ensaña con todo uniformado así sea empleado de un delivery y que hubiese deseado que todos los conscriptos que pelearon en Malvinas no hubiesen vuelto.

Actúa desde siempre como una agente de destrucción de las FFAA, sabiendo que eso significa la indefensión de la patria y la pérdida de nuestra soberanía.

Apuntando en esa dirección, la recuperación de Malvinas fue presentada como una decisión irracional, y los militares que la llevaron a cabo, demonizados.

De acuerdo con el nuevo discurso, inspirado en usinas ideológicas del exterior, con amplia repercusión interna, se decía que constituía un verdadero despropósito que un país subdesarrollado y dependiente pretendiese enfrentar militarmente a una potencia de primer orden. Es decir, que nos conformáramos con ser esclavos. De forma tal, el 2 de abril fue explicado, en reiteradas ocasiones, creando el mito de un borracho irresponsable. No importó que la decisión se tomara entre todos los comandantes (donde no cabe el infundio estúpido de una supuesta decisión estratégica basada en una hipotética mente nublada por el alcohol), no importó que hasta ese momento las guerras de liberación nacional en China, Vietnam o Argelia (así como hoy las presentes luchas de los pueblos en Palestina, Irak y Afganistán), hubiesen demostrado que la supuesta imposibilidad de enfrentar al colonialismo y al imperialismo, constituía una falacia. En este sentido, también la guerra de Malvinas arrojó enseñanzas instructivas. Por ejemplo, en marzo de 1984 The Economist sostuvo que, sin ayuda de Estados Unidos, no sólo Gran Bretaña no habría podido ganar la guerra, sino que tampoco hubiera podido organizar la campaña militar.

Asimismo, son abundantes los testimonios de origen británico sobre lo cerca que estuvieron de la derrota las fuerzas de su graciosa majestad. De hecho los ingleses reconocen 1032 bajas pero ocultan por lo menos dos mil más contra 180 soldados argentinos, el resto de nuestras bajas son aviadores y marinos con lo cual llegamos a 649.

En el marco de tantas mentiras en los años de posguerra, los soldados argentinos perdieron su condición de combatientes de una causa nacional, que nos permitiría aumentar nuestro amor patrio y fueron presentados como “los chicos de la guerra”, criaturas inocentes, arrojadas al infierno del conflicto militar en situación de indefensión por la supuesta ineptitud y cobardía de una oficialidad incapaz de afrontar el peligro. No importaba que la proporción de bajas en los distintos rangos de las fuerzas armadas argentinas, no probara en absoluto el relato desmalvinizador y mostrara en realidad el coraje de oficiales, suboficiales y soldados de nuestra patria.

Por ejemplo, en la Fuerza aérea el 95 % de las pérdidas fue de oficiales y suboficiales. Una mezcla de pacifismo, democratismo y antimilitarismo burgués, de la cual el alfonsinismo fue la expresión política más decidida, impregnó los distintos aspectos de la vida política nacional, y caló hondo en el ánimo de una clase media desmemoriada y desmoralizada, base social necesaria para el discurso organizado en torno a la falsa antinomia democracia/totalitarismo. Aquí es donde aparece la tercera madre de la democracia argentina, Hebe de Bonafini, madre de dos guerrilleros exiliados en España, con todo su odio antimilitar que alcanza, de manera demencial a los ex combatientes conscriptos a quienes, ella les deseaba que no hubiesen vuelto de la guerra.

Fue bajo esta influencia que se aseguró la continuidad de las transformaciones de fondo iniciadas por el programa de Martínez de Hoz en 1976, y que han perdurado hasta el presente, destrozando nuestra economía y fraguando un sistema político falaz que provoca la desazón de todos nosotros y que nos hace bajar los brazos.

Pero así como esa continuidad no está asegurada, ni mucho menos; el 2 de abril y la guerra en el Atlántico Sur recuperarán su lugar en una historia verdadera, servirán de punto de partida para la conformación de una conciencia nacional, y para la gestación de un gran movimiento cristiano y patriótico de amor argentino orientado hacia la liberación de la patria.

Será la manera de ganar la posguerra. Debemos tener en cuenta que, como muy bien explicaba el almirante Carlos Büsser, los ingleses no están hace 180 años en Malvinas, ese período se lo cortamos a los 149 años, sino desde el 14 de junio de 1982, ya que ejercimos plena soberanía durante 74 días. Ahora quieren avanzar sobre el continente, nuestra minería y nuestras riquezas, explotándolas de manera contaminante para que le dejemos el terreno vacío.

Hay muchas maneras legales y valientes que tenemos los argentinos de defender nuestra patria. Fortalezcamos nuestra educación con conciencia nacional, nuestra economía y nuestro sistema de defensa y nos haremos respetar. Sumémonos en una verdadera Reconquista patriótica que sea el resurgir de nuestra nación.

Ruego a Dios, como el más pobre de sus hijos, que reciba en el Cielo a todos los que fueron a pelear en el 82. Y al valiente que volvió a poner la bandera argentina en las Islas Sandwich del Sur, después de la guerra, demostrando un coraje inigualable, le digo, ¡¡Muchas gracias, estoy orgulloso de ser vuestro compatriota!! No se como lo habrá hecho. Me saco el sombrero ante el. Y a todos los valientes que siguieron dando testimonio de patriotismo en nuestros mares del sur, como el navegante que llegó dos veces a Puerto Argentino en velero y aquel otro que llegó a las islas Sandwich en 1983 para reinstalar nuestra bandera en aquellas islas tan inhóspitas como argentinas, demostrando que se podía quebrar el bloqueo naval inglés, como el capitán Tarapow, que al salvar al rompehielos Irízar del incendio, puso al descubierto la maniobra del gobierno de abandonar nuestros intereses antárticos.

DOCUMENTOS DE LA FEDERACIÓN NACIONAL DE AGRUPACIONES “HERMINDO LUNA”

Por todos ellos y por los que en su corazón no se rinden y están dispuestos a defender nuestra enseña.

¡¡¡VIVA LA PATRIA, ACÁ NO SE RINDE NADIE, MIERDA !!!

Nota Informativa: Las opiniones vertidas en nuestro blog en la sección “Opinión ” no forman parte de la línea editorial del Blog. Nos limitamos a publicar sin tener que compartir las opiniones ni responsabilizarnos de las opiniones aportadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s