Mas de 2000 inmigrantes ilegales entraron por Ceuta y Melilla en 2016.

Agencias. La inmigración irregular continúa golpeando las puertas de las fronteras de Ceuta y Melilla, sobre todo durante los últimos años con los asaltos masivos al vallado fronterizo que han provocado que las cifras de entradas ilegales se hayan disparado y que en Ceuta hayan entrado más de 2.000 inmigrantes en 2016.

En el caso ceutí, de los más de 2.000 inmigrantes -principalmente subsaharianos-, un total de 780 han conseguido entrar mediante la técnica de abordar en grandes grupos el paso fronterizo que separa la ciudad de Marruecos.

Las entradas mediante el asalto al vallado han aumentado, al considerar los inmigrantes que se trata de una técnica más efectiva para burlar los controles establecidos en los 8,2 kilómetros de perímetro fronterizo terrestre.

Esta técnica permitió la entrada de 101 inmigrantes en abril, de otros 9 en junio, de 232 en octubre y de 438 en diciembre, al margen de los accesos individuales o en pequeños grupos que se han producido saltando el doble vallado situado a seis metros de altura.

En 2015 Ceuta registró la entrada de 1.790 inmigrantes, mientras que en 2016 la cifra ha superado los 2.000, a falta de computar los últimos días de diciembre.

Guinea Conakry es el lugar de donde proceden la mayor parte de los inmigrantes, seguido por Gambia, Mali y Costa de Marfil, por este orden, según han informado a Efe fuentes de la Cruz Roja Española.

Al margen de estas entradas se ha registrado el acceso de centenares de inmigrantes ocultaos en dobles fondos de vehículos, y que luego son dejados en distintas zonas de Ceuta para evitar un seguimiento policial.

Estas entradas, denominadas “por goteo”, también han motivado una importante presión migratoria, principalmente en octubre cuando accedieron 340 personas, abril con 167 entradas y marzo con 156, siendo mayo el mes en que menos inmigrantes se contabilizaron, con 58 personas.

Paralelamente se ha advertido un descenso en el número de pateras que intentan llegar a las costas de Ceuta, ya que menos de una treintena lo hicieron el pasado año al preferir los inmigrantes la ruta de Marruecos hacia las costas de Andalucía.

Esta situación ha motivado que el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) haya cerrado 2016 con 950 inmigrantes pese a estar preparado para 512 plazas, según han informado a Efe fuentes de la Delegación del Gobierno.

Esta sobreocupación ha obligado a instalar tiendas de campaña tanto en la pista polideportiva como en un aparcamiento anexo para poder dar cabida a los cientos de inmigrantes subsaharianos que aguardan una salida hacia la península.

Al mismo tiempo, se han agilizado las salidas de inmigrantes hacia centros de acogida de la península, por lo que los subsaharianos están una media de 130 a 140 días en Ceuta hasta que consiguen los documentos para cruzar a la otra orilla del Estrecho de Gibraltar.

Ceuta no es más que otra puerta que los inmigrantes tienen que flanquear para seguir con su sueño migratorio que, en la mayoría de los casos, tiene como destino varios países europeos o bien grandes ciudades como Madrid o Barcelona.

La inmigración irregular no cesa pese a los avances tecnológicos o que las vallas sean más altas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s