Gibraltar muestra en el Parlamento británico su extrema inquietud por el Brexit.

Picardo pide en la Cámara de los Lores que el Reino Unido «se prepare para jugar duro contra España»

Agencias. El Brexit duro de Theresa May, que incluye la salida del mercado único y la unión aduanera de la UE, inquieta de manera extrema a las autoridades de Gibraltar, porque podría poner en jaque la economía del paraíso fiscal y dar alas a las reclamaciones territoriales españolas.

«El Reino Unido debe estar preparado para jugar duro con España», ha advertido en una comisión del Parlamento británico el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo. La «principal preocupación» para los gibraltareños es que «España tome ventaja del Brexit para crear interrupciones en la frontera». También asumen que «perder el mercado único sería un duro golpe a la economía de Gibraltar», que además será «más vulnerable» a las sanciones de la UE por su anomalía fiscal.

La comisión de la Cámara de los Lores sobre el futuro de Gibraltar tras el Brexit, que ha recabado entre otras la opinión de Picardo, permite conocer de primera mano cómo se vive desde el lado británico la incertidumbre que rodea al Peñón. Por ejemplo, se desvela que el ministro principal gibraltareño ve positivo que García-Margallo haya sido sustituido en Exteriores por el ministro Alfonso Dastis, «porque le he escuchado hablar muy poco sobre la soberanía» y parece tener una visión «más pragmática» que su predecesor. Margallo veía el Brexit como una oportunidad única para alcanzar una soberanía compartida en Gibraltar y había llegado a decir que plantaría la bandera española en el Peñón.

En las conclusiones de su comisión, los lores, la cámara no electa del Parlamento británico, exigen al Gobierno británico que proteja los intereses de Gibraltar durante la negociación del Brexit y le recuerda su «responsabilidad moral» con el territorio. También piden al Ejecutivo de May que impida que España utilice las negociaciones de salida del Reino Unido para reclamar su soberanía sobre Gibraltar. Una vez completado el Brexit, temen que «España podría actuar con impunidad usando la ley de la UE para avanzar en sus reclamaciones territoriales sobre Gibraltar». Los lores apremian al Ejecutivo a «que esté vigilante e impida y resista todo intento» español en esa línea.

Picardo «rechazó enfáticamente» que las conversaciones del Brexit incluyan una negociación directa entre España y el Reino Unido sobre Gibraltar. El primer ministro gibraltareño confiesa también que prefería el modelo de diálogo trilateral España-Reino Unido-Gibraltar, una cesión de Zapatero con la que acabó el Gobierno de Rajoy, volviendo a considerar Gibraltar un tema bilateral de los Estados español y británico.

Los lores recuerdan que el 40% de la mano de obra de Gibraltar llega cada día del otro lado de la verja y ven al Gobierno socialista andaluz como un posible aliado en la defensa del anacronismo colonial: «Andalucía podría tener interés en hacer lobby ante el Gobierno español para una frontera fluida».

Economía de Gibraltar

La visión británica permite constatar que en realidad España dispone de muchas palancas para presionar en el tema gibraltareño. Picardo admite que la permeabilidad de la frontera «depende de la buena fe y buena voluntad del Gobierno español, que podría no ser tan buena cuando Gibraltar no sea miembro de la UE». El informe revela que solo el endurecimiento de los controles fronterizos en 2013 provocó unas pérdidas de 44 millones de euros a la economía de Gibraltar.

En realidad, tras la salida del Reino Unido de la UE, España tendrá en su mano hacer muy difícil la viabilidad económica de Gibraltar, según vienen a reconocer los propios británicos. Picardo alerta de que el Brexit «podría afectar al acceso gibraltareño al espacio aéreo». El capitán de la Autoridad Portuaria de Gibraltar, Bob Sanguienetti, reconoce que el 30% del combustible de la floreciente industria de repostaje del Peñón se almacena en Algeciras y estaría en riesgo. Gibraltar perdería las ayudas de la UE y el acceso a sus programas universitarios, como el Erasmus. También castigaría la vida diaria de sus vecinos, porque el 50% reciben tratamiento médico en España.

Con este panorama, los británicos recuerdan que «es del máximo interés que la frontera entre Gibraltar y España se mantenga tan abierta como sea posible tras el Brexit». Los lores recomiendan al Gobierno que busque un acuerdo comercial con la UE que atienda a los intereses de Gibraltar, aunque reconocen que España tendrá la potestad de vetarlo. «Inseguridad y futuro incierto», ese es el pulso hoy de La Roca según la mirada británica.

En el Parlamento, Picardo propuso como alternativa que Gibraltar mantenga tras el Brexit «una relación de estilo micro-Estado con la UE, o que se aplique de modo distinto en Gibraltar el acuerdo general que alcance el Reino Unido con la UE». Pero los propios lores le hicieron ver que esas esperanzas son ilusas y poco viables, pues España las frenaría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s